7:05 am
Evangelio de domingo
La Biblia del día
Noticias espiritual
Plegaria y oraciones
Calendarios de san Chárbel
Directorio de visitantes
Publicaciones
Imágenes
Vídeo
Amigos de San Chárbel
Otros sitios religiosos
Firmen el libro de oro
Cartas de los países
Contáctanos
Plan del sitio
Declaración de privacidad
Download the official Application of the monastery Saint Maron - Sanctuary of Saint Charbel on the App Store
Download the official Application of the monastery Saint Maron - Sanctuary of Saint Charbel on Google Play
Visit our Facebook Page
Evangelio de domingo
Persecuciones venideras
Mateo 10:16-25
16    He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas.
17    Y guardaos de los hombres, porque os entregarán a los concilios, y en sus sinagogas os azotarán; Copyright Image
18    y aun antes gobernadores y reyes seréis llevados por causa de mí, para testimonio a ellos y a los gentiles.
19    Más cuando os entreguen, no os preocupéis por cómo o qué hablaréis; porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar.
20    Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros.
21    El hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y los hijos se levantarán contra los padres, y los harán morir.
22    Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.
23    Cuando os persigan en esta ciudad, huid a la otra; porque de cierto os digo, que no acabaréis de recorrer todas las ciudades de Israel, antes que venga el Hijo del Hombre.
24    El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor.
25    Bástale al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al padre de familia llamaron Belcebú, ¿cuánto más a los de su casa?

Meditación
Introducción    
Las palabras del sexto domingo de Pentecostés están sacadas de la “Homilía de la carta” en el evangelio de Mateo, cuando Jesús da sus instrucciones y recomendaciones a sus discípulos. A pesar de ser palabras destinadas a los discípulos, atañen a todos los creyentes a todo tiempo. Es suficiente de actualizarlas en el presente de cada uno de nosotros para sacar la vida de ellas.
Primero–La realidad de la Buena Noticia cristiana: Jesús dice a sus discípulos: “Los envío como ovejas en medio de lobos. Por tanto, sean astutos como serpientes y sencillos como palomas”. Estas palabras convienen por supuesto a nosotros también e indican ciertamente la realidad de la vida cristiana. Es una vida que se vive en su ambiente y no desea escaparlo. Esto conviene para ser un eco a la palabra de Jesús en el evangelio de Juan: “No te pido que los quites del mundo, sino que los protejas del maligno” (Juan 17/15). La astucia y la sencillez son las calidades que Jesús pide de sus discípulos, indicando de esta manera que la vida cristiana goza de una realidad grande, se vive en la vida cotidiana, y se adapta según las circunstancias sin “regatear” la fe y su esencia.
Segundo–La persecución: Se discierne de las palabras de Jesús que la atmósfera de la Buena Noticia esta envuelta de persecución. La persecución perceptible puede ser la realidad de los cristianos en el siglo uno y en algunos lugares actualmente. Pero no es el caso en la mayoría de las situaciones en nuestros días. Muchos de los cristianos no viven perseguidos por causa de su fe o anuncio. Sin embargo el creyente que escucha la palabra de Jesús entiende que en la vida hay muchas cosas que esta en contra el creyente y representa una forma de persecución de su fe. Mucho de lo que pasa en la vida del humano y le rodea puede formar unas condiciones que entorpecen la fe y alejan el humano de su vida con Dios. Estas condiciones forman seguramente una persecución de la fe. La palabra de Jesús se relaciona directamente con la proclamación de la Buena Noticia, pero por cierto podemos aplicarla sobre nosotros mismos en nuestra vivencia de la fe. Es que el que proclama la Buena Noticia tiene que llevarla primero en si mismo.
Entonces, nos ocurren las palabras de Jesús diciendo que nos envió y recomendó de dotarse de astucia y sencillez. Lo que significa que ante cualquiera cosa en la vida - que sea una experiencia material o de poder, o una experiencia de prestigio, envidio, rencor, de hacer daño al otro, enfermedad, desgracia, o tragedia - tenemos que tomar una actitud firme que se caracteriza por la astucia y la sencillez. Así, nos aferramos a nuestra fe y conocemos que en El, y solo en EL, hay vida. En este momento hablemos lo que conviene a nuestra vida y nos asimos a ello, y en este momento es el Espíritu quien habla en nosotros tal como Jesús dijo.
Conclusión
El evangelio de hoy es una lección para nosotros, para saber como hacer a fin de que la palabra de Jesús sea relacionada directamente con nuestro presente, a pesar de algunos que piensan que estas palabras son atañidas a un caso específico del pasado. La palabra de Jesús en el evangelio es la palabra de Dios para nosotros en todo momento y lugar. Tenemos que descubrir su significado y aplicarlo en nuestra vida personal y colectiva. Luego tendremos vida, y una vida abundante.