6:22 am
Evangelio de domingo
La Biblia del día
Noticias espiritual
Plegaria y oraciones
Calendarios de san Chárbel
Directorio de visitantes
Publicaciones
Imágenes
Vídeo
Amigos de San Chárbel
Otros sitios religiosos
Firmen el libro de oro
Cartas de los países
Contáctanos
Plan del sitio
Declaración de privacidad
Download the official Application of the monastery Saint Maron - Sanctuary of Saint Charbel on the App Store
Download the official Application of the monastery Saint Maron - Sanctuary of Saint Charbel on Google Play
Visit our Facebook Page
Evangelio de domingo

El Domingo del Nacimiento de Juan el Bautista

Lucas 1:57-66

Nacimiento de Juan el Bautista

57 Cuando a Elizabeth se le cumplió el tiempo de su alumbramiento, dio a luz un hijo.
58 Y cuando oyeron los vecinos y los parientes que Dios había engrandecido para con ella su misericordia, se regocijaron con ella.
59 Aconteció que al octavo día vinieron para circuncidar al niño; y le llamaban con el nombre de su padre, Zacarías;
60 pero respondiendo su madre, dijo: No; se llamará Juan.
61 Le dijeron: ¿Por qué? No hay nadie en tu parentela que se llame con ese nombre.
62  Entonces preguntaron por señas a su padre, cómo le quería llamar.
63 Y pidiendo una tablilla, escribió, diciendo: Juan es su nombre. Y todos se maravillaron.
64 Al momento fue abierta su boca y suelta su lengua, y habló bendiciendo a Dios.
65 Y se llenaron de temor todos sus vecinos; y en todas las montañas de Judea se divulgaron todas estas cosas.
66 Y todos los que las oían las guardaban en su corazón, diciendo: ¿Quién, pues, será este niño? Y la mano del Señor estaba con él.

Meditación:

El nacimiento de Juan el Bautista realiza la promesa, pone fin a un Antiguo Testamento, y marca el comienzo de un Nuevo Testamento. Es decir que las promesas de Dios que empezaron con Abraham, están realizando según su designio de salvación. Así su nacimiento es una declaración de este designio y esta promesa. Vino a fin de preparar el terreno y declarar la misericordia del Señor que se manifestó absolutamente en Jesucristo.

Juan el Bautista es un gran profeta del cual el Señor Jesús dijo: “entre los nacidos de mujer, no hay nadie mayor”. Es esta voz que grita en el conciente de cada humano: “Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos está cerca”. Esta es la misma voz que escuchamos hoy resonar en nuestra conciente para decirnos: “Escuchad y prestad atención” es que Cristo quiere nacer en sus corazones para cambiarles, quiere nacer en sus orfanatos, en los pobres, en los que están sufriendo/sienten dolor, en los corazones de los niños, y en el corazón de cada humano que necesita su misericordia, por eso ábranles las puertos de sus almas.

El domingo del nacimiento de Juan nos indica, como solía indicar a todas las multitudes que venían desde hace do mil años: “Preparen el camino del Señor, háganle sendas derechas.” Lo que significa que tienen que preparar ahora su camino hacia ustedes porque va a venir. Reciban su natividad con un corazón puro, una oración profunda que fluye del corazón, y esto a través de regresar a uno mismo y alejar del pecado arrepentidnos sinceramente y teniendo mucha fe; y no solamente a través las fiestas en las casas y restaurantes, la comida, las decoraciones,…

Esta voz, queridos, llega/viene hoy para prevenirnos/aconsejarnos que abstengamos de los errores y pidamos el perdón, de esta manera podemos vivir el tiempo de la Navidad con un espiritismo profundo que expresa la profundidad y la credibilidad de nuestra vida cristiana. Así vivimos este grandioso acontecimiento a través de acciones de arrepentimiento, el regreso a uno mismo, la conciencia de nuestro cristianismo, la comprensión de la profundidad del misterio de la encarnación que está activo y presente en nuestros corazones.

¡Que vivamos y apliquemos, por amor a Dios y a nuestro hermano, esta don es decir el don de Dios mismo a nosotros en la profundidad del amor, la vida, la santidad, y la buena conducta! Amen