4:26 am
Evangelio de domingo
La Biblia del día
Noticias espiritual
Plegaria y oraciones
Calendarios de san Chárbel
Directorio de visitantes
Publicaciones
Imágenes
Vídeo
Amigos de San Chárbel
Otros sitios religiosos
Firmen el libro de oro
Cartas de los países
Contáctanos
Plan del sitio
Declaración de privacidad
Download the official Application of the monastery Saint Maron - Sanctuary of Saint Charbel on the App Store
Download the official Application of the monastery Saint Maron - Sanctuary of Saint Charbel on Google Play
Visit our Facebook Page
Evangelio de domingo
Undécimo Domingo de PentecostésJesús y Zaqueo1 Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad. 2 Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico,3 procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura.4 Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí.5 Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.6 Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso.7 Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador.    8 Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.9 Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. 10 Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. 
Meditación 
Hoy, como cada domingo, volvemos a tomar conocimiento de la obra de Jesús para salvar a la humanidad. El evangelio de este domingo muestra el gran amor de Dios que se manifestó en su hijo Jesucristo. El no quiere la muerte del pecador sino le invita a la penitencia y a la expiación de los pecados cualquier sea su naturaleza. Esta esperando cada arrepentido y convertido que llaman a su puerta para que les abran.El ardor de Zaqueo, el recaudador de impuestos, de ver Jesús le empujó a subir a un árbol quizás pudo verlo. Era una iniciativa que llevó a la penitencia. Es que Jesús le visitó en su casa y le dio, a él y a su familia, la salvacion. Esta iniciativa se le correspondió una iniciativa más grande de la parte de Jesús. Es suficiente de hacer el primer paso, que es la penitencia, para que Dios nos perdone y salve.Los judíos despreciaban Zaqueo y le consideraban un pecador porque estaba trabajando por el imperio romano y sustraendo, por su cuenta, de lo que recaudaba de los ciudadanos. Pero, por su amor y gran misericordia, Jesús le hizo volver de su error y dar a los pobres la mitad de sus bienes, y devolver lo que había defraudado a su propietario. “Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10).Este evangelio nos invita a penitenciar, comprometerse a compensar la falta, no importa lo grande que sea, al ejemplo de Zaqueo el recaudador de impuestos, cambiar nuestra manera de vivir, evitar el engaño, trabajar con amor, y ayudar los pobres y necesitados. Nos invita también a tener fe en Jesucristo porque al Señor le gusta llevar a los que se habían perdido a su reino por su misericordia infinita. “Hoy ha llegado la salvación a esta casa” (Lucas 19:9).